Decoración Escandinava

La decoración Escandinava, también llamada decoración Nórdica tiene su origen a principios del siglo XX, en los países del Norte de Europa, donde surge de la necesidad de crear hogares cálidos y confortables, donde poder refugiarse de los duros y largos inviernos, que caracterizan esos lugares.

Mostrando 1–24 de 109 resultados

Mostrando 1–24 de 109 resultados

Decoración escandinava en Menthadecora

Éste estilo decorativo sigue estando de moda, debido a su gran aceptación a lo largo de los años, en nuestro país. Si te gustan los materiales naturales, los espacios luminosos y limpios, los tonos claros y neutros y el mobiliario sencillo de líneas rectas, éste es tu estilo.

Queremos que descubras con nosotros, a través de nuestra amplia selección de productos, cuales son las claves de éste tipo de decoración, que ha ido incorporando elementos nuevos más actuales, a su versión de origen.

Decoración escandinava online

En nuestra tienda de decoración online, podrás encontrar productos con aire rústico de maderas claras, como el abedul y el haya, protagonistas imprescindibles de cualquier complemento, mueble o accesorio de un ambiente Escandinavo..

También se potencia la luz natural, por ello disponemos de piezas en color blanco, grises, beige y tonos naturales de la madera, lámparas de todo tipo y variado diseño, para las horas sin sol, y velas decorativas para dar ese toque de calidez a tus estancias, que en éste estilo no puede faltar.

La nota de color la dejamos para la decoración textil, de fibras naturales como el algodón, el lino o la lana y en los detalles que decoran, que destacan por su estampados geométricos o con diseños de la Naturaleza.

Lo mejor en decoración escandinava

El estilo Escandinavo destaca por crear estancias acogedoras, donde poder desconectar, pero también por ser funcionales y limpios, con muebles modulares y prácticos, que se adaptan a las necesidades del hogar, en cada momento.

En su evolución ha ido incorporando materiales nuevos que combinan con la madera, como el metal, el cuero o el mármol y tonos más intensos como el negro, verdes o azules.

En definitiva es importante no recargar los espacios y tener siempre presente los toques naturales, tanto en suelos, como en estructura o mobiliario, sin renunciar a darle nuestro toque personal, para imprimirle carácter. Por ello, en muchas ocasiones, se combina y mezcla con otros estilos decorativos, como por ejemplo el Vintage y el Industrial, con los que se consiguen muy buenos resultados.