en Blog

En alguna ocasión ya os hemos hablado de ellos, de éste complemento práctico, versátil y decorativo como son los cestos, capazos, cuévanos o canastos, que llevan con nosotros desde siempre y por seguir estando de actualidad, forman parte de nuestros diseños.

Hoy queremos contaros, la multitud de usos que podemos darles en decoración, ya que por su estética y tono natural, combinan perfectamente con cualquier estilo, aportando calidez, encanto y un toque acogedor a nuestro hogar.

Pero antes, vamos a conocer, cual es su origen y su historia, puesto que el arte de la cestería ha estado presente en todo el mundo, a lo largo de toda la Historia.

Se sabe que el hombre ya usaba cestos en el Neolítico, y que alcanzaron su perfeccionamiento en el Antiguo Egipto. En la antigüedad  también se le dio muy diferentes usos, como asiento, medida de cantidad, mobiliario, ajuar y hasta corona.

En la Edad Media eran considerados como un obsequio o regalo, que se hacía a la gente más importante, origen de nuestra arraigada tradición de la Cesta de Navidad.

En el s.XVIII, nació el capazo, como cesta de la compra, que también hemos utilizado nosotros con éste fin, hasta hace no muchos años.

Los cestos pueden tener multitud de tamaños, formas y colores, con tapas, asas, adornos…y los materiales más habituales de que están hechos son, las fibras naturales de origen vegetal como el mimbre, rafia, cuerda, yute, bambú, cáñamo, palma…Pero no nos vamos a olvidar de otros materiales que ahora, actualmente, también son tendencia como la madera, el metal, crochet, tela y fieltro…

Sea cual sea su diseño y material, lo cierto es que los cestos decoran por sí solos, y ahora llegan reinventados a nuestros hogares, siendo el comodín perfecto para dar un look tradicional, auténtico y natural, como una forma más de transportar al interior de tu casa, un poco del exterior, de la Naturaleza.

Las posibilidades de decorar con ellos son casi infinitas, pueden llenar un espacio vacío o formar parte de tu mobiliario, ahorran espacio, adornan el lugar o estancia donde los situemos, siendo capaces de personalizar nuestros hogares.

No debemos olvidar que por los materiales en que están fabricados, son livianos, de fácil transporte, sencillo mantenimiento y limpieza, que duran en el tiempo y disponibles a un precio muy asequible.

A continuación vamos a resumir la mayoría de los usos que tienen, para que te sirvan de inspiración y puedas incorporarlos a tu decoración:

  • En la cocina  son muy útiles, te pueden servir para ordenar alimentos y menaje en la despensa, también como fruteros, panera, o para ordenar los utensilios que a menudo utilizamos.
  • En el salón, te sirven para recoger la leña, para ordenar el mando, los libros o revistas con revistero, o simplemente para tener a mano una manta, que utilizas en el sofá.
  • En el dormitorio, ordenas en ellos tus cojines, los utensilios del tocador, o como accesorios de organización de tu armario o vestidor.
  • En el baño, te servirán para poner en orden tus toallas, como cesto de ropa, para tener a mano los utensilios que utilizamos a diario o como decoración bajo el lavabo.
  • En la entrada, además de decorar junto a una mesa o consola, se suele guardar en ellos las llaves, dejar el correo, los bolsos…

En Menthadecora  en de nuestra tienda, disponemos de una sección llamada Cestas , con varios modelos de estilos diferentes, de los cuales aquí te dejamos algunas fotos y el enlace para que los puedas conocer.

CESTAS

Uno de los usos que más nos gusta es cuando utilizamos los cestos como tiestos o floreros, de plantas o flores frescas o secas, que llaman la atención en cualquier rincón donde decoran.

También hay cestos que forman parte de muebles, estanterías, y los de mayor tamaño pueden ser baúles, arcones con gran capacidad de almacenaje, como en los dormitorios infantiles, donde son muy prácticos para que los peques, recojan sus juguetes.

También son muy funcionales en áreas de trabajo, en zonas de jardín al aire libre, como costureros, adornando  paredes o formando parte de nuestros regalos…

También son imprescindibles, en las decoraciones de estilo Vintage, Nórdico, Étnico, Rústico y Boho Chic, siendo una recurso muy utilizado para guardar decorando.

Está de moda, pintarlos de colores o con dibujos en tonos brillantes, blanco o pasteles como el rosa palo, verde menta o celeste suave.

Por su tono neutro combinan bien con cualquier mueble, se pueden usar en cualquier rincón, dando un toque bohemio a tus espacios y ya no podrás prescindir de ellos, porque son ideales para organizar, ordenar y decorar nuestras casas. A nosotros nos encantan…

Entradas relacionadas

Deja un comentario

0

Cesta de compra